lunes, 7 de abril de 2008

ILUMINAR NUESTRAS SOMBRAS

Sin duda los hijos son nuestro primer espejo, el que mejor nos refleja; del que no conseguimos escabullirnos. Atrapan con detalle nuestras imperfecciones y nos las proyectan, nos las dejan ahí, listas para que hagamos algo con ellas, pero ¿qué?

La psicoterapeuta argentina Laura Gutman, fundadora del centro Crianza en Buenos Aires, formada en Paris con Francoise Dolto, autora de "La maternidad y el encuentro con la propia sombra", "Puerperios y otras exploraciones del alma femenina" y "Crianza, violencias invisibles y adicciones", libros imprescindibles para las mamás que lo van a ser o que lo están siendo y que desean ahondar más en la fuente de vida que son los hijos e investigar sobre su maternidad, a la que tuve el placer de conocer en 2005 durante uno de sus primeros cursos en España, afirma que "lo único que podemos hacer por los hijos es iluminar nuestras sombras". ¡Ahí queda eso!

Jung explica la sombra como el inconsciente, las partes desconocidas de nuestra psique; y le añade lo que nos permanece oculto de nuestra realidad espiritual.

*Foto: Portada del libro "La maternidad y el encuentro con la propia sombra" de Laura Gutman (Ediciones Del Nuevo Extremo, Argentina). La última edición es de RBA, España.

2 comentarios:

Antonio Serrano dijo...

Los hijos, querida Montse, no sólo iluminan las sombras, sino que aligeran el peso de la vida. Quiérelos mucho y dale besos de mi parte. Besos también para ti.

Montse Gómez dijo...

¡Muchos besos también para vosotros, que se os quiere!